viernes, 15 de octubre de 2010

La Caridad

Concepto

La caridad no tiene precio, pero sí valor. La caridad no se paga, por eso es caridad, pero implica una serie de costes, es decir, de no existir, supondría un gasto a alguien. Por eso, el Estado y la sociedad tienen que ser conscientes de que las obras de caridad de la Iglesia, que la Iglesia no quiere ni debe cobrar, sí tienen un valor que ahorra mucho dinero.
La caridad de la Iglesia, el servicio que presta a los demás por amor a Dios, debería ser, al menos, tenido en cuenta por el Estado, no para darle dinero alguno a los fieles, sino, para no intentar destruir una estructura que le quita más de un quebradero de cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada